La Reina Loba y la llegada del Apóstol Santiago a Galicia

Publicado: 21 septiembre, 2011 en Leyenda

Si algún acontecimiento ha conformado el patrimonio cultural gallego, éste es, sin ninguna duda, el descubrimiento del sepulcro del Apóstol Santiago y la subsiguiente consideración de la ciudad como lugar de peregrinación. Tras el hallazgo y la instauración de la ruta jacobea, ya nada volvió a ser igual. Sin embargo, pese a la enorme importancia de semejantes hitos, el transcurso del tiempo ha sumido aquellos días entre brumas, leyendas e ignorancias.

Hoy en día, quizás debido a la distancia, quizás por el descreimiento de muchos, vemos tal suceso como algo simplemente curioso, digamos anecdótico; y somos incapaces de concederle ni un atisbo de la importancia que entonces tuvo. Se le reoja, casi sin querer; o se le reduce a un mero atractivo turístico al que asediar a fotografías; obviando que, por aquel entonces, fue lo que sirvió para amalgamar una confesión, articular un país y conectarlo con el exterior, y promover una de las mayores y más importantes rutas culturales de la humanidad.

De un modo sucinto, la creencia general —atiborrada de mitos, por supuesto— es la que sigue:

Tras la muerte de Santiago el Mayor a manos de Herodes Antipas I, allá por el año 44 de nuestra era, dos de sus más fervientes discípulos, Atanasio y Teodoro, recogieron los restos de su mentor e iniciaron una larga singladura que los habría de llevar desde el puerto de Jaffa, en Palestina, hasta las tierras gallegas de Iria Flavia (actual Padrón, en las cercanías de Santiago de Compostela). Al llegar allí, y tras haber depositado el cuerpo de Santiago sobre una enorme piedra con forma de altar, solicitaron la ayuda y colaboración de la que acaudillaba la zona, una mujer de férreo carácter y aparentes encantos que recibía el llamativo nombre de Reina Lupa.

Confiados en que el concurso de la mujer les iba a resultar favorable, los dos hombres la requirieron para que les facilitase un lugar adecuado donde inhumar al apóstol y así darle sagrada sepultura. La Reina, sin embargo, artera y falsaria, les aconsejó que visitaran a Regulus, sumo sacerdote del Ara solis, uno de los más importantes cultos paganos, en las inmediaciones de Fisterra; tras asegurarles que éste les ayudaría de buen grado y les otorgaría los terrenos requeridos. Su consejo, sin embargo, no ocultaba más que malas intenciones.

Cuentan que uno de los primeros milagros del apóstol al llegar a Galicia, fue el que surgió tras ser depositado sobre aquel altar putativo. Al instante, quizás por procurarse protección, los restos de Santiago se fundieron con la piedra y quedaron alojados en su interior. Y fue esto, precisamente, lo que captó sobremanera la atención de la reina Loba.

Para desgracia e infortunio de los dos buenos cristianos, Regulus, soslayando peticiones y palabras, no se avino a los deseos de los futuros santos y los encarceló en una fortaleza de la que era regente. Por la noche, sin embargo, mientras la muerte les rondaba el seso, ya sea por intervención divina o apostólica, una puerta se abrió entre los gruesos muros del fortín y les permitió la huida.

Mientras esto sucedía, otro milagro acontecía en Castro Lupario: La Reina, maravillada por el extraño suceso del altar, se dirigió con sus fuertes hacia allí. Este, sin embargo, ante la amenaza que ello suponía, se elevó por los aires y se dirigió hasta la cumbre del llamado Pico sacro, la montaña que rasgaba el cielo de la comarca, dejando a la reina y a sus hombres demudados y sin botín.

Pico Sacro

Pico Sacro

 

Tras su huída, Atanasio y Teodoro, inadvertidos y confiados por bondad y naturaleza, acudieron nuevamente a Doña Lupa, dispuestos a renovar sus peticiones sepulcrales.

También por segunda vez, supongo que también por naturaleza, la reincidente Lupa quiso valerse de ellos y los envió al Pico sacro, donde, según les aseguró, les esperarían unos bueyes de los que proveerse para transportar el sepulcro del apóstol hasta donde ellos gustaran. Los animales, sin embargo, no eran más que toros salvajes que campaban a sus anchas por los cerros y las lomas; y, por tanto, sumamente remisos a dejarse uncir los cuellos por un yugo de madera. Así las cosas, nada presagiaba un buen fin para los discípulos de Santiago. Sin embargo, cuando éstos llegaron al pico, y armados con el único símbolo de la cruz, rindieron las agresividades de las bestias y los volvieron dóciles y pastueños. Cuentan que el mismo efecto tranquilizador tuvo sobre un dragón que les había salido al paso, pero en esto no hay unanimidad ni precisión, así que no abundaré en ello.

En ese instante, tras haber sido testigo de tales prodigios, Lupa se convirtió al Cristianismo y ofreció su palacio como alojo para el sepulcro apostólico. Atanasio y Teodoro, sin embargo, decidieron que los toros caminasen a su albur, sin rumbo específico, hasta dar con lo que habría de ser el asentamiento definitivo.

Fue así como llegaron a Libredon, donde, en un lugar que recibiría el nombre de Ars marmoricis —por el arca donde los discípulos guardaron las reliquias—, depositaron los restos de Santiago.

Arca donde se guardan las reliquias

 

 

 

 

 

 

Siglos más tarde vendría el descubrimiento del Obispo Teodomiro, la instauración de la ruta jacobina y el gran desarrollo cultural que el sepulcro propició. Pero eso, como en los cuentos y leyendas, es otra historia.
Anuncios
comentarios
  1. Blanca Miosi dice:

    Hola Gervasio, soy la que inaugura los comentarios en tu blog, por lo que veo.

    Pero qué Reina tan mala la Loba Lupa, reincidente además,. No sabía que tras la figura del apóstol Santiago existiera esta leyenda, ¡Y otra de un dragón! sé lo que casi todos saben que existe una tradición al ir camino de Santiago, pero básicamente es como dices, por cuestión turística. El tiempo y la modernidad dejan paso a las fotos y objetos de recuerdo que se compran para decir que se estuvo allí, pero sin saber el origen del lugar de peregrinación.

    Felicitaciones por tu nuevo blog, espero que sigan las entradas!

    Besos,
    Blanca

  2. Gervasio López dice:

    Muchas gracias por tu comentario, Blanca.
    Lo cierto es que el camino de Santiago está lleno de leyendas desde mucho antes de su incio. Poco a poco iré incluyendo aquellas que me parecen más interesantes, ya verás. A ver si te gustan.
    Besos.

  3. Sito dice:

    Muy interesante, ánimo y a seguir así…

  4. Gervasio López dice:

    Gracias, Sito.

  5. Felicidades por tu blog, Gervasio.

    Me ha encantado leer esta leyenda que no conocía. Estoy segura que será la primera de otras muchas. Soy muy aficionada, o sea que me verás a menudo por aquí.

    Un beso.

  6. Gervasio López dice:

    Muchas gracias por pasarte, Luisa. Es un placer que escritores como tú, anden por aquí.
    Un beso

  7. Nos encanta saber más cosas del Camino de Santiago.

  8. Gervasio López dice:

    Muchas gracias por participar. No lo conocía, pero me ha encantado vuestro blog. Os visitaré con frecuencia.

  9. Baltazar Velazquez Quijada dice:

    Muy interesante amigo Gervacio, soy cronista de un municipio mexicano(Villa Victoria, Estado de Mexico), y sigo la ruta de Santiago por su participacion en la conquista de Mexico 1419-1521, gracias por darnos a conocer de Santiago.

    • Muchas gracias por tu visita, Baltazar. Es un verdadero placer saber que mis escritos han servido, al menos, de entretenimiento. Suerte con esos estudios jacobeos. A ver si escribo algo sobre la desaparición de los restos, en 1589, y su redescubrimiento en 1879.

  10. Noemi Palomares dice:

    Muchas gracias Gervasio. Hace años leí esta historia y no la había vuelto a encontrar. Santiago es un personaje de gran importancia para mi. Aunque mexicana, he llegado 4 veces caminando para abrazar al Santo y mi vida se ha transformado.
    Un abrazo para ti también.

  11. marc dice:

    gracias por la información la necesitaba para un trabajo del instituto
    ¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡ME ENCANTA TU PÁGINA!!!!!!!!!!!!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s